¿Son legales las cámaras ocultas?

Son muchas las dudas tanto para trabajadores como para empresarios que suscita esta cuestión en cuanto a la legalidad y los límites de esta práctica. En primer lugar decir que la instalación de sistemas de vídeo vigilancia es legal, y está amparada por el artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores, que dice que “el empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana […]”.

Solo se podrá recurrir a las cámaras cuando no exista otro medio menos gravoso para la intimidad del trabajador.

Los requisitos para la instalación de un sistema de videovigilancia deben pasar en primer lugar por el filtro de la proporcionalidad, esto es, que la medida adoptada sea la idónea para conseguir el objetivo propuesto, necesaria, al no existir otra medida más moderada para conseguir el mismo propósito y equilibrada, lo que apunta a que se obtengan más beneficios que perjuicios para el interés general.

Una vez superado el juicio de proporcionalidad existen otros requisitos legales que deben cumplirse:

  • Inscribir un fichero en el Registro de la Agencia de Protección de Datos.
  • Informar a los trabajadores y al comité de empresa antes de su entrada en funcionamiento.
  • Colocar distintivos anunciando su existencia
  • Consentimiento expreso de los trabajadores para el tratamiento de sus datos cuando la finalidad de la grabación sea ajena al cumplimiento del contrato firmado por las partes. En caso contrario el consentimiento se entiende implícito en la propia aceptación del contrato de trabajo.

¿Puede el empresario usar cámaras ocultas para verificar las sospechas sobre incumplimientos graves?

cámaras de vigilancia

La respuesta es . Un cambio en la doctrina del Tribunal Constitucional, derivada de STC 3/2016, hace posible la vigilancia de los trabajadores mediante cámaras ocultas cuando hay sospechas de irregularidades o infracciones sin que sea necesario el consentimiento de los empleados.

No es necesario recabar el consentimiento expreso del trabajador, pero permanece inalterado el derecho del trabajador a ser informado de que está siendo grabado, lo que se consigue de forma genérica con la colocación de  distintivos informando sobre la existencia de las cámaras de vigilancia y la finalidad de la instalación de estas. Este distintivo se colocará en los accesos a las zonas vigiladas, en lugar visible que permita su lectura.

Una empresa de detectives pude instalar cámaras ocultas

Cuando existen sospechas fundadas de la comisión de graves irregularidades por parte de alguno de los empleados, el empresario puede recurrir a los servicios de una empresa de detectives para instalar cámaras ocultas en las zonas de trabajo.

Este tipo de grabaciones son episódicas y de breve duración. En ellas es lógico obviar la comunicación a los trabajadores y la colocación de carteles publicitándolo. Pero sigue siendo exigible la comunicación al comité de empresa y en su defecto, por posibles sospechas sobre algunos de los miembros del comité, habría que hacerlo al presidente del comité.

Es importante remarcar aquí, que aunque la jurisprudencia del Tribunal Constitucional da la razón al empresario a la hora de obviar la información al trabajador sobre la grabación de imágenes en casos fundados de quebranto grave de la buena fe contractual, sería adecuado intentar cumplir con el máximo de los requisitos que la LOPD exige, para evitar posibles reclamaciones y  sanciones por parte de la Agencia Estatal de Protección de Datos.

¿Dónde no está permitido ningún medio de grabación?

Por supuesto garantizar el derecho a la intimidad y la propia imagen de los trabajadores es una exigencia ineludible a la hora de instalar mecanismos de grabación de vídeo y audio en un centro de trabajo, un derecho recogido en el artículo 18 de la Constitución Española, por ello queda totalmente prohibido la instalación de sistemas de grabación en aquellos lugares en los que no se realiza la prestación laboral, como:

  • Baños
  • Duchas
  • Vestuarios
  • Zonas de descanso
  • Locales sindicales
  • Y otras zonas análogas, donde el trabajador puede abordar cuestiones ajenas a la relación laboral.

Otras medidas de control que pueden instalarse en los centros de trabajo

El derecho del empresario a verificar el cumplimiento de las obligaciones y deberes laborales de sus trabajadores, le faculta para instalar sistemas de vídeo vigilancia, pero también tiene a su alcance otros medios de control y vigilancia como son la monitorización de las tecnologías puestas a disposición de los trabajadores, para comprobar el uso que se hace de las mismas.

Esta monitorización puede ir, desde el registro de los archivos y correos electrónicos de los ordenadores, hasta  el control de las llamadas en los teléfonos. El objetivo es verificar que no se esté haciendo un uso privado de los mismos. Que no se utilicen para otros menesteres que no son los propios de la labor para la que se les contrató. Esta inspección es completamente legal siempre que se cumpla con dos requisitos fundamentales:

  • Que la empresa haya establecido previamente las reglas de uso del material.
  • Que se informe al trabajador de que puede existir dicho control.

Cuando no concurran estos dos requisitos se entenderá que el uso privado de estos medios tecnológicos está tolerado. Por tanto puede existir una violación a la intimidad del trabajador si se lleva a cabo el control de los mismos.

Por todo esto, desde Vestigium contamos con un equipo de detectives especializados en las investigaciones referentes a las malas praxis realizadas por los trabajadores para evitar las pérdidas económicas y de producción que puedan generar sus conductas laborales poco profesionales.

Se trata de un servicio que realizamos con la máxima discreción, salvaguardando la intimidad de cada empleado para evitar al empresario cualquier tipo de sanción. Facilitando al empresario las pruebas audiovisuales que confirmen el comportamiento laboral que tienen sus empleados en sus puestos de trabajo.

 

Quizás te pueda interesar
¡No te pierdas nada!

¡No te pierdas nada!

Te enviamos por correo electrónico todas nuestros artículos

¡Muchas gracias! te mantendremos informado