Atrás quedan los tradicionales timos en los que el estafador abordaba a su víctima para engañarle con los viejos timos del tocomocho, la estampita o el nazareno entre otros. Aunque no hay que bajar la guardia, porque se siguen realizando, y sus víctimas predilectas son los ancianos.

Hoy son las nuevas tecnologías el principal recurso que utiliza el estafador para engañarnos y apropiarse de nuestro dinero. La variedad de fraudes a la que estamos expuestos diariamente es muy alta y el relativo anonimato que conceden las tecnologías de la información hace que sea complicado encontrar al culpable de la estafa.

La variedad de fraudes de los que podemos ser víctimas tiene su límite en la mente de estafador ya que las posibilidades que ofrece internet y nuestras nuevas vidas en la red, son infinitas.

Todos estamos expuestos diariamente a infinidad de intentos de engaño, timos, estafas y fraudes.

Hay estafas más o menos graves, que duelen más o menos a nuestros bolsillos, que se pueden considerar delitos graves o que ni siquiera entran dentro del código penal, pero una cosa está clara, nuestro amor propio sufre cuando somos víctimas de alguna, por ello la cifra negra en este tipo de delitos es tan alta, muchos no denuncian por vergüenza y otros porque las molestias y los inconvenientes de denunciar que en muchas ocasiones superan con creces el valor de lo que nos han estafado.

Secuestros falsos  o virtuales

Desde cárceles sudamericanas se hacen llamadas a números fijos de España, de forma aleatoria, con número oculto y donde lo primero que te dicen es “tenemos a tu hijo/a y si no haces lo que te decimos lo matamos”.  De fondo suele oírse el llanto de un niño que llama a su mama. Son por supuesto llamadas falsas pero que usan el terror como arma para bloquear la mente de la víctima y que no sea capaz de reconocer la falsedad del secuestro. El falso secuestrador mantendrá ocupada a la víctima para que no piense, mientras le sonsaca información y le dice dónde dirigirse para realizar el pago del rescate.  Se inicia una carrera contrareloj en el que la víctima acabará pagando entre 1000 y 10000€. Esta estafa aterrizó en España hace un par de años pero es muy habitual en gran parte de Sudamérica desde hace mucho tiempo.

La principal característica de este timo es la aleatoriedad de las víctimas, y lo fácilmente desmontable que resulta el secuestro, ya que el secuestrador llama esperando que su primera frase capte toda la atención, que dé en el clavo, que se tenga un hijo y que en ese momento no esté en casa. Cuando se da con la persona adecuada el falso secuestrador solo tiene que mantener el terror y la amenaza muy presente para que la víctima no sepa reaccionar.

Phishing

Phishing es un término que proviene del inglés “fisher” (pescar) y hace referencia al intento de que “muerdas el anzuelo”. El Phishing consiste en suplantar la identidad, generalmente de una persona o empresa de confianza, para robar información confidencial, como pueden ser datos personales, información financiera o contraseñas de acceso, que posteriormente será usada casi siempre para menoscabar tu economía.

El ataque puede llegar a  través de un correo electrónico, SMS, MMS, llamadas telefónicas, redes sociales, sistemas de mensajería instantánea o infectando con un malware nuestros dispositivos.

Las variedades de phishing son muchas entre ellas podemos encontrarnos con sitios web de venta inexistentes, sitios web que suplantan a otros para obtener nuestros datos, enlaces a páginas falsas, fraudes en llamadas telefónicas o SMS falsos que te suscriben a servicios Premium. Veamos cómo funcionan estas estafas:

Tiendas online

Puede tratarse de páginas reales, pero de tiendas inexistentes, donde la compra que realices nunca llegará, o de páginas que se hacen pasar por verdaderas, que además de timarte en tu compra robarán tus datos personales.

También es muy usual encontrarnos en sitios de venta entre particulares, donde se ofrece algún producto con un valor muy inferior al real, cuando el comprador se interesa, el estafador intenta cobrar por adelantado o forzar un pago mediante plataformas de pago instantáneo, una vez que la víctima ha enviado el dinero, el estafador y el producto desaparecen.

El fraude en torno a las compras online en España supera el 30%. Por lo que nos ahorraremos muchos disgustos si al hacer compras a través de internet y por supuesto antes de “pagar” nos fijamos en los siguientes detalles (claves ofrecidas por Always On) para saber si una página es fraudulenta:

  • “https//”: comprobar que la URL contenga la S final, informa que se trata de una transmisión de información segura.
  • Candado cerrado: este símbolo da confianza, si está abierto no debes confiar en el proceso que se está realizando.

candado

  • Sello de confianza: la aparición de este sello en la web informa que el sitio está verificado como seguro para hacer compras.
  • Múltiples métodos de pago: en el momento de pago, ofrecer múltiples métodos indica que cuenta con organización y en ocasiones puede realizarse también pago contra-reembolso.

formas-de-pago

  • Política de envío y devoluciones: investiga este apartado antes de realizar cualquier compra. Los productos rebajados se deben poder devolver, cancelar y comprobar los gastos que supone.

sin-titulo-1

  • Gangas sospechosas: un producto o servicio muy barato puede ser sinónimo de timo, es posible que se trate de una falsificación o fraude.
  • Cerciórese de escribir correctamente la dirección del sitio web que desea visitar. Ya que son muchos los sitios que intentan engañarnos cambiando una o dos letras de la dirección de las páginas más populares, para dirigirnos a paginas falsas.

Por último para asegurarnos de no ser víctimas de fraude, lo mejor es optar por formas de pago seguras, sobre todo cuando se tienen dudas de la fiabilidad de una tienda online, lo más adecuado es realizar el pago contra reembolso o a través de plataformas de pago como PayPal (pues son entidades que regulan las transacciones monetarias actuando como mediadores ante posibles errores o fraudes).

Pagar con tarjeta de crédito o débito es cómodo y rápido, pero estamos proporcionando toda la información necesaria para realizar compras, por lo que si dudamos de la fiabilidad de la web, lo mejor es evitar este método de pago.

Nunca debemos usar sistemas de envío de dinero instantáneo como Western Union o MoneyGram, que aunque son muy útiles para enviar instantáneamente dinero a personas conocidas, no son nada recomendables para hacer compras en internet, pues la cancelación o el reembolso no son posibles.

 

Llamadas telefónicas

Si eres una empresa o autónomo, obtener datos como tu dirección fiscal, tu teléfono o tu CIF, está al alcance de todos. Te llaman diciéndote que son tu empresa de telefonía, o la que gestiona tus anuncios web, o algo similar, sin especificar exactamente quienes son, esperando que tú les des más datos. Después de obtener tu confianza con los datos que ellos te facilitan, te piden que les confirmes que tu cuenta bancaria no ha cambiado y que se la proporciones para comprobarlo. Cuidado, si lo haces llegarán a tu cuenta cargos que no te esperas.

Si eres un particular, igualmente se pueden obtener tus datos fácilmente y mediante el mismo procedimiento, simulando ser tu banco, tu operador de telefonía, tu distribuidor de luz o cualquier otra empresa de servicios que todos tenemos en casa, te sonsacarán el número de cuenta o de tarjeta de crédito para pasarte cargos al banco.

En estos casos es imprescindible estar atentos a lo que nos dicen y no proporcionar ningún dato bancario sin estar seguro de con quien estamos hablando. Empezar a sospechar siempre cuando nos digan algo así como “te llamo de tu operador de telefonía”, cuidado, nuestro operador de telefonía se identificará lo primero de todo, y te dará datos muy concretos como quien es el titular de la línea, igual con cualquier otro servicio que tengamos en casa. Las imprecisiones en los datos que nos den son la clave para desconfiar automáticamente de la llamada.

Llamadas perdidas

Otro tipo de estafas telefónicas hacen referencia llamadas perdidas. Aunque por precaución no deberíamos devolver nunca una llamada perdida de un número desconocido, cuando el número que nos ha llamado es demasiado largo (extranjero) o comienza por 803, 806, 807, 902 o 905 hay que extremar las precauciones, son llamadas de tarificación especial, que al llamar alargan intencionadamente el tiempo de la comunicación y suelen tener un coste muy alto de establecimiento de llamada y por minuto (aunque en ningún caso llegan a los 1500 € que dice un famoso bulo que te cobran si contestas o devuelves la llamada a ciertos números, hay que recordar que llamar a un número móvil estándar –los que empiezan por 6 o por 7- tiene el coste que tengas contratado en tu tarifa). También es bueno recordar que por recibir una llamada en nuestro país sea cual sea el número desde el que te llaman, no te pueden cobrar.

SMS / MMS

Se recibe un mensaje de texto con un gancho irresistible, pero para conocer más detalles te obligan a enviar un SMS a un número de tarificación especial. El número consta de 5 o 7 cifras y comienzan por 25, 27, 28, 29, 35, 37, 39, 79 o 99. Al enviar un mensaje a estos números, en muchos casos, lo que en realidad estamos haciendo es darnos de alta en un servicio premium que te cobrará cada vez que “te envíen” un SMS, y te enviarán muchos. Lo mejor antes de que esto suceda es solicitar a nuestro operador el bloqueo a estos números Premium.

Los ganchos suelen ser ofertas de empleo, premios que supuestamente has ganado, ofertas super increíbles solo para ti, etc… También nos podemos encontrar en la misma situación cuando para descargar una película, un tono, un programa o una aplicación nos indican que debemos enviar un SMS para recibir el código de descarga. No lo hagas nunca.

Correos maliciosos

Por suerte la mayoría de las veces entran en nuestra bandeja de correo como SPAM, suelen contener enlaces a direcciones web  o archivos adjuntos que al pinchar introducen en tu dispositivo malware que puede robar los datos y contraseñas.

Otras veces te dirigen a una página falsificada de una entidad de confianza, como un banco, y te instan a que introduzcas tus datos personales.  Son supuestos correos de entidades de tu confianza, que argumentando problemas técnicos, de cambios de políticas de seguridad, de promociones de nuevos productos, de inminente desactivación del servicio o consideraciones similares, azuzan al usuario a tomar una rápida decisión.

Estos mails son fácilmente identificables si nos tomamos la molestia de examinarlos atentamente. Fijarnos en la dirección del remitente, en la manera de dirigirse a nosotros, por nuestro nombre o de forma genérica como “estimado cliente”, en las faltas de ortografía, errores gramaticales y en símbolos extraños, dado que estos mensajes son generados muchas veces a través de traductores automáticos para nuestro país.

 

phishing ing direct

Como vemos este correo está plagado de errores, mayúsculas donde no deben ir, falta total de acentos, palabras equivocadas como “estado” en lugar de “estimado”, y elaboración de frases sin mucho sentido “Saluda Atentamente a usted”.

Si dudamos de la veracidad de un correo y deseamos comprobar donde nos dirige lo que debemos hacer es no clicar en el enlace sino escribir tal cual la url en el buscador. Después podremos comprobar fácilmente si el sitio web al que nos ha dirigido es falso o no, siguiendo las mismas indicaciones descritas arriba para páginas web falsas (claves ofrecidas por Always On).

phishing multa trafico

Aquí tenemos un burdo ejemplo de este tipo de correo, nos llega un mail notificando una infracción de tráfico, el remitente en principio pone “circulación” pero si posicionamos el ratón encima vemos que es de un tal pakos@opoznianka (definitivamente sospechoso), el texto solo contiene datos genéricos y te insta a que cliques en el archivo adjunto. Nosotros no lo hemos hecho.

Estafas con pagos anticipados

En este tipo de estafas los ciberdelincuentes convencen a su víctima para realizar un pago por adelantado. Además de las compras online, que ya hemos visto, los estafadores utilizarán todo tipo de argucias para convencer a su víctima de enviarles dinero.

Es muy típico encontrarnos con engaños sentimentales, donde el estafador tras un tiempo de relación online con la víctima, convencerá a esta para que le envíe dinero para poder viajar y poder conocerse, alegando una situación económica que le impide sufragar tal gasto, incluso conseguirán que sea la propia víctima la que proponga el envío de dinero.

Cuando ocurre un gran desastre natural o humano, no son pocos los que se aprovecharán de ello haciéndose pasar por organizaciones prestigiosas para conseguir tu dinero.

Las ofertas falsas de empleo, son muy recurrentes en esta época de crisis, y además se ceban con los más necesitados. Bien a través de ofertas genéricas o bien dirigidas a una persona concreta, que tiene su curriculum en alguna web de búsqueda de empleo, llegarán al correo ofertas de trabajo con un sueldo muy alto. La estafa está en que primero tienes que pagar una cantidad de dinero, para trámites o formación o para enviarte materiales, y una vez que pagues desaparecerán.

oferta empleo

Muleros

Una supuesta empresa real contrata normalmente a través de internet, a una persona que tiene que dedicarse a la gestión de cobros y pagos, utilizando para ello su propia cuenta bancaria.

Quien accede a realizar este tipo de trabajos esta sin saberlo colaborando con el crimen organizado y siendo partícipe de un delito muy grave de blanqueo de capitales. La oferta de trabajo consiste en recibir dinero mediante una transferencia bancaria y volver a enviar ese dinero a otra cuenta extranjera, quedándose la víctima con un porcentaje de ese dinero. El trabajo es muy sencillo pero las consecuencias penales son muy altas.

Pharming

Es una peligrosa variante del phishing, los ciberdelincuentes en esta ocasión atacan al servidor DNS, es decir, al que traduce un nombre para una dirección IP y al revés, lo que permite que aunque escribas correctamente la url de un sitio, te redirijan a paginas falsas.

El ataque también puede realizarse al propio equipo del usuario, a través de un troyano que sustituirá la IP guardada en nuestro ordenador para una determinada página, modificándola para que nos redirija a la web falsificada.

La peligrosidad de esto estriba en que no tienes que pulsar en ningún enlace, la página web a la que te dirigirán será exacta a la crees que estas accediendo, con lo que todos los datos que introduzcas serán susceptibles de ser utilizados contra ti.

Evitarlo es complicado, pero debes fijarte a la hora de introducir contraseñas y nombres de usuario, sobre todo de banca, que el http ha cambiado a https, lo que significa que es un sitio seguro.

Malware

Existen muchos tipos de virus, gusanos y troyanos, que nos pueden hacer pasar un mal rato frente al ordenador, pero los hay que aunque no son dañinos en sí, intentan engañar al usuario para que piense que tiene un problema y pague por resolverlo. Es el caso de los falsos antivirus, una vez instalado te hacen creer que tu ordenador se ha bloqueado, activando una imagen a pantalla completa y desactivando el ratón, para darte una imagen de bloqueo total, a la vez te facilitan un teléfono de soporte técnico donde se ofrecerán a reparar el ordenador a cambio de un pago.

El consejo estrella para no descargarse ningún troyano o virus en nuestros dispositivos es no clicar nunca en enlaces de correo sospechosos, en ventana emergentes y no descargarse nunca programas o archivos de sitios no confiables. Tener instalado un buen antivirus es fundamental.

Estafas a través de WhatsApp

Los bulos que corren a través de esta aplicación de mensajería instantánea no tienen fin, la mayoría son mensajes molestos pero inocuos que solo nos hacen perder el tiempo, pero detrás de otros mensajes se esconden verdaderos fraudes que pueden costarnos un disgusto a final de mes.

whatsapp

“Activación de videollamadas por whatsapp”, “vales descuento”, “descarga de nuevos emoticonos”, “versión whatsapp oro”, “contestador whatsapp”, son algunos de los mensajes que nos conducirán a suscribirnos a un servicio Premium de SMS, a descargarnos software malicioso o al robo de  nuestros datos personales para otros fines.

Desconfiar totalmente de aquellas cadenas que te incitan a compartirlo, que contienen un enlace o que te dicen que debes enviarlo a x contactos para activar el servicio. Y sobre todo cuando te apremian para que lo hagas rápidamente.

¡Cuidado! Antes de reenviar un mensaje de whatsapp, debemos pararnos a pensar si realmente estamos haciendo un favor a alguien o vamos a perjudicarlo gravemente.

La imaginación es el límite

Estar a salvo de las estafas en internet es sumamente complicado. Aunque pensemos que sabemos cómo evitarlo, siempre aparecerá una nueva modalidad de estafa que será más elaborada y realista que la anterior, que nos aportará más confianza y finalmente picaremos en el anzuelo. Es inevitable para quien utiliza la red en su vida cotidiana.

Quizás te pueda interesar
¡No te pierdas nada!

¡No te pierdas nada!

Te enviamos por correo electrónico todas nuestros artículos

¡Muchas gracias! te mantendremos informado